EVALUACION NEUROPSICOLOGICA

La evaluación neuropsicológica infantil implica el diagnóstico de problemas del desarrollo, la detección de alteraciones cognitivas y comportamentales, así como de condiciones no demostrables a través de un diagnóstico estándar.

Permite realizar un diagnóstico diferencial entre diferentes patologías, problemas de aprendizaje, déficit de atención, trastornos cognitivos generalizados, trastornos del desarrollo, trastornos de la comunicación y del lenguaje, así como problemas de memoria, percepción y habilidades visoespaciales.

En la Evaluación Neuropsicológica es fundamental la utilización de tests estandarizados (con confiabilidad, validez, sensibilidad y especificidad). Es esencial que esta tarea la realice un profesional con especial competencia en Neuropsicología/ Neurociencias.

La evaluación neuropsicológica permite realizar un diagnóstico diferencial entre diferentes patologías, trastornos de aprendizaje, déficit de atención, trastornos cognitivos generalizados, trastornos del desarrollo, trastornos de la comunicación y del lenguaje, así como problemas de memoria, percepción y habilidades visoespaciales.

La neuropsicología del aprendizaje, es una subespecialidad llamada también neuroeducación. Se ocupa de la relación entre la organización cerebral y el desempeño académico y la planificación del tratamiento de las deficiencias educativas.

Como extensión de ésta subespecialidad se propone obtener del alumno información en las áreas más determinantes para comprobar el funcionamiento neuropsicológico en el área escolar y planificar las intervenciones educativas pertinentes.

¿Por qué solicita una evaluación neuropsicológica?

Se realiza a niños con daño cerebral o disfunción neurológica conocida o sospechada. Se busca establecer un perfil de habilidades cognitivas (fortalezas y debilidades neuropsicológicas).

Finalidad Educativa

Conocer el perfil neuropsicológico de cualquier niño o joven escolarizado con el fin de adecuar los planes y estrategias de intervención (educativa, psicológica y rehabilitadora) a las características propias de cada alumno.

Esto permite adaptar el currículo a medida que el niño avanza en el desarrollo. Se trata pues de conocer las mejores posibilidades educativas de cada niño.

Las seis áreas que se consideran indispensables en la evaluación neuropsicológica realizada en niños y jóvenes además del funcionamiento cognitivo general (capacidad intelectual) son:

Motricidad: destreza manual, orientación derecha-izquierda, praxias, control verbal de la motricidad.

Percepción: visual, auditiva, táctil o háptica

Lenguaje: capacidades receptivas y expresivas del lenguaje oral. Aspectos psicoeducativos o capacidades académicas en lectoescritura y aritmética

Memoria: verbal y no verbal a corto y largo plazo

Atención: visual, auditiva, selectiva, sostenida, dividida.

Funciones ejecutivas: flexibiidad cognitiva, planeación y organización

¿Qué indican los resultados?

Los resultados permiten identificar las fortalezas y las debilidades en áreas específicas.

Son sensibles para detectar y diferenciar problemas de atención, memoria y pensamiento que de otra manera no podrían ser detectados.

Los resultados también permitan establecer una línea de referencia base para planificar los tratamientos tomando como base los puntos fuertes para compensar las debilidades.

Asimismo ayudan a identificar cuáles indicadores deben ser rehabilitados y qué estrategias hay que utilizar.

También permite planificar y monitorear la rehabilitación y seguimiento en la recuperación de habilidades.

 

PROGRAMA DE REHABILITACIÓN NEUROCOGNITIVA

El programa se planifica de acuerdo a las necesidades de cada paciente incluyendo diferentes estrategias de intervención.

a. Evaluación: aporta información no sólo de las áreas alteradas, sino de las áreas que se mantienen conservadas.
b. Programa: proceso adecuadamente planificado, con los objetivos específicos a lograr a corto, mediano y largo centrado más en la potencialidad que en el déficit del paciente, teniendo en cuenta la motivación y emociones del paciente.
c. Inclusión de  la familia en el programa de rehabilitación, ya que su participación fundamental, permite mayores avances en el tratamiento.
e. Los principios metodológicos que se tienen en cuenta son la restauración, compensación, sustitución e integración.

- Restauración o restitución: Estimulación directa de las funciones cerebrales superiores, se reorganiza o reconstituye por entrenamiento, la atención, memoria y funciones ejecutivas.
- Compensación: Se asume que la función alterada no se podrá recuperar, por este motivo se intenta potenciar el funcionamiento de habilidades preservadas.
- Sustitución: Se enseña al paciente diferentes estrategias que le ayuden a minimizar los problemas resultantes de las disfunciones cognitivas.
- Integración: Se tratan de mejorar la actividad mental de forma global, mediante la  intervención de un  modelo holístico y multimodal, a través de estimulación no dirigida, estimulación dirigida o practica,  entrenamiento en estrategias de ayudas internas o externas.

Principios básicos de la rehabilitación en niños y jóvenes

1. El cerebro  es considerado como una estructura en construcción y remodelación permanente. (Volpe 2001).  Las funciones psicológicas son “sociales en su origen” por lo tanto la intervención cognitiva tiene en cuanta que el desarrollo de áreas cerebrales (factor neuropsicológico) depende de la actividad del realizada con un adulto que le facilita y acompaña en el aprendizaje.

2. Intervención temprana

3. Partir de la etapa de maduración en la que se encuentra el niño.

4. Registro y control de la evolución para evaluar la validez  de la intervención llevada a cabo.

5. Uso del soporte informático. Su uso permite ofrecer estímulos más llamativos y el proceso interactivo permite el  aprendizaje activo.

 

page2pic.jpg

Banner